"Ella habla de ti como si tú fueras el que pone las estrellas en el cielo."

He creído querer muchas cosas, pero no a muchas personas. Puede que siempre haya alguien que te pida que le hagas sonreír, que le hagas seguir riendo, fuerte, como si reír fuera más mío que tuyo, como si juntos pudiéramos ser como no habrían sido dos personas felices juntas, como si aquello fuera más allá de lo fácil y lo difícil. Entonces él se apresuró a decirme que estaría conmigo, a diestro y siniestro, y que le gustaba mi sonrisa. A mi se me olvidó la parte de no creerle. Una locura de días transcurrieron por mi vida como si un único café hubiera dejado cafeína para un mes, quizá cuatro. Serían aquellos días de mi vida, únicos e insaciables, por los que nunca tuve suficiente, yo siempre esperaba verte volver, por la puerta grande o qué más da si por la ventana del último vagón del tren, yo siempre esperaba que volvieras a arrasar mi vida, devolviéndome lo que anteriormente tantas personas me habían quitado. Me habías reconstruido en una de esas miradas intensas, nada de fugacidad, porque tú o venías pegando fuerte o te quedabas allá donde te echo de menos y no aquí donde te quiero. Yo, que solía caer en el abismo, perdida en una de esas miradas, he empezado a sonreír más, con el único fin de que volvieras. Yo, que te he querido tanto, sonrío por si decides volver a donde un día tú también sonreíste.

1 comentario:

  1. Hola! Muy linda entrada :) La sonrisa es una de las cosas mas importantes de la vida, tan asi que el solo hecho de saludar a una persona con una sonrisa grande y sincera puede alegrarle el dia entero

    Te cuento que soy "nuevo" en esto del blog personal, no tecnicamente, pero hacia mucho tiempo que no los usaba, y me gustaria saber que pensas de mi situacion
    www.myminemind1.blogspot.com

    Te espero :)
    Saludos!!

    ResponderEliminar