'Te diré que si las cosas cambiaron fue porque así lo quisiste.'

Vuelves y arrasas con todo. Parece que te has ido pero no te vas. No pareces estar presente la mayoría del tiempo, pareces ausente pero sigues siendo uno de los pilares prescindibles de mi vida, no quiero que desaparezcas porque claro que sé vivir sin ti pero, por qué deberías irte ahora. Cuando creo que no podrás desordenarme más de lo que en su día lo hiciste, me sorprendes, asaltas conmigo o con lo que creía que ya no existía, quizá con el nosotros al que nunca diste lugar o queriendo dar un por qué a todos aquellos infinitos interrogantes que ocuparon el tiempo de unas épocas más desconcertantes de mi vida. Admiro tu forma de hacerme daño sabiendo que nunca me dolerá tanto como otros pasajes que indudablemente sufrí pero que ya quedan demasiado lejos como para ser recordados. Creo que si alguna vez derramé una lágrima por ti, te la merecías, por todo, por hacerme ver que había más mundo allá de toda esa amargura. Tenías razón, este verano sería crucial para avanzar pero nunca imaginé que mi mayor impulso serías tú. Me haces creer que todo tiene una razón y que la razón de que hayas vuelto o al menos, el hilo que coses de vez en cuando en torno a tu vida y a la mía, es recordarme que no soy más ni menos que nadie, que soy yo y que la mayor ruina a la que me voy a someter nunca es a la autodestrucción que ya sufrí una vez.

1 comentario:

  1. Me encantó esta entrada, cuando sentís que ya nada puede traer a esa persona del pasado, es cuando aparece, y luego vuelve a desaparecer. Pero el problema es que uno vuelve a creer, y sigue creyendo. Me sentí muy identificada. Muy lindo blog :) http://iwantliberty.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar