'Olvidé como domar al dolor o realmente nunca supe como hacerlo.'

¿Ves esa chica de allí? Probablemente no te esté llamando la atención pero estoy segura de que la estás oyendo reírse. Puedes comprobar que su risa es muy sonora, que cualquiera podría perderse en ella y hacerla estallar a gritos; aunque apuesto de que no te has percatado de cuán dolorosa es su mirada. Ella está ahí aparentando ser quien es a ratos o quien dejó de ser hace años. Quién sabe en quién o en qué está pensando, pero la gente que la conoce.. lo sabe bien. Ella es sincera y al mismo tiempo, aunque sea reservada, no es demasiado discreta, pero ella es buena, ella llorará por ti al mismo tiempo que tú no quieres saber ni quién es o por qué está tan molesta consigo misma. Hace tiempo que la dañaron y desde entonces, desde que alguien la rompió y la hizo pedazos no ha vuelto a reír con la misma intensidad con la que antes solía hacerlo y por eso, hoy la tienes que ver así, llamando la atención entre los suyos porque es de risa fuerte y porque esta sonoridad es la única cualidad que la caracteriza de poder con todo. Ahí donde la ves no sabes quién será cuando llegue a casa y se quite esa máscara que la caracteriza de valiente. Vaqueros pitillo, bota alta, repleta de accesorios y siempre acompañada de su bolso se halla entre la multitud, sin destacar entre nadie no busca ser mejor ni peor, busca ser ella misma y hace tiempo que se perdió entre toda esa gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario