Es como si el viento quisiera hacerme entender que debo ir contigo.

He de decir que no sé quererte a medias, que o te quiero entero o no te quiero y no quererte no puedo, por eso te quiero. No sé como explicarte esto y tampoco sé si debería intentarlo porque no quiero que nadie entienda lo que siento cuando apareces, el momento en el que el mundo se me para, incluso yo también lo hago.. yo también permanezco atada al segundo en el que mi sonrisa aparece sola por ver en tu rostro tu mirada pensativa o quizá tu parecer cabizbajo. Te adoro, adoro el color rojizo de tus mejillas, las pequeñas pecas de tu nariz, el color de tus ojos, la forma que tienes de mirarme cuando no te miro y la forma en la que no me miras si yo lo estoy haciendo. Tu caminar particular del que me enamoré hace dos años que parecen dos días contados con los dedos de una mano. Ha pasado demasiado tiempo, hemos cambiado todos, hemos crecido e incluso hemos madurado.. pero hay algo que sé que sigue tan igual como hace años o quizá más.. y es que te quiero incluso cuando no estás, que te quería antes de conocerte y que te espero cuando te vas.

A estas alturas de la historia puedo notar cómo lo imposible es solo un nivel más. Si quieres algo lucha, sonríe, llora, grita y no tires la toalla, ve y consigue lo que todos creen inalcanzable. Recuerda que quien dice que no puedes sólo te está dando fuerzas para ir y conseguir lo que mereces. 

1 comentario:

  1. Que hermoso texto, conozco tan bien esa sensación de querer a alguien con tanta intensidad.
    Por cierto, siempre te leo, pero no sé por qué nunca había comentado, creo que por la falta de tiempo, o dejación simplemente.
    Tengo bastante botado mi blog además.
    Un abrazo querida escritora :)
    Atte. Una fiel lectora.

    ResponderEliminar