Ante cualquier problema siempre juntos estuvimos.

A mi habitual costumbre de escribir cada día, esta vez he tardado un poco más y aunque mucha gente no sepa ni por qué creo que tengo la razón que he buscado durante aproximadamente medio año. Es muy duro sentarte a ver como el amor de tu vida continua sin ti, pero más duro es dejarlo ir como si nada, sin mover un dedo, ahogándote en lágrimas que por muy grandes y profundas que sean, nunca serán de más ayuda que la de sentirte un poco mejor en ese mismo instante. Sé que habéis leído mis escritos, día tras día y únicamente os habéis dado cuenta que lo que pedía a cielo abierto era su vuelta, su regreso. Me atrevo a decir que los imposibles sí que existen, pero tardan más en llegar. Mi lucha no podía resultar en vano, mi pena no debía durar por siempre y aunque aún es muy pronto para decir que todo ha cambiado, digo que su sonrisa ha sido un regalo, aunque ha tardado en llegar sé que la cuidaré como si un tesoro fuera, porque para mi importa más que si todo el oro del mundo se juntara para mi. Creo que paso a paso se puede llegar muy lejos, es más, estoy segura de que abandonar es de débiles y mira que yo lo soy, pero he podido con esto y desearía poder estar siempre, el tiempo me lo dirá, pero hoy, le doy las gracias a todo, en especial a mi por no haber tirado la toalla y no haber dejado de luchar ni un solo día, gracias a mi por haberte querido cada día y gracias a ti, por querer volverme a ver. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario