'Otro recuerdo prohibido, olvidado en el olvido.'

A escasos metros de aquel aroma que ponía mi corazón a mil por hora intento despedirme y pedirme a mi misma que sea para siempre. Probablemente volveré, volveré a hablar de lo mismo, porque si el sentimiento que has provocado en mi, si la llama que encendiste motivo de tu ausencia se apaga, poco quedaría de todo lo que aún tengo que contarte. Pero comprenderme, estoy cansada. Es jodidamente agotador luchar en tu propia guerra, contigo misma y con todo lo que eres, eso de levantarme cada mañana y volver a chocar con todo lo que esquivé ayer, haciéndome temblar y caer de lleno, sin freno, golpeándome, dejando ir más de una bocanada de aire sumisa que se lleva el viento. Me rindo, no puedo. Lo he intentado muchas veces, he llegado al mínimo dolor, el que apenas se siente, el que ya no importa, pero no he olvidado nada más que todo lo bueno y ni siquiera eso. Me dijeron muchas veces que si algo tenía que recordar... que fuera el dolor para así no echar a nadie de menos y efectivamente así lo hice, por ello hoy estoy hundida en el rencor que me han dejado tantos años, tantos daños. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario