It's changed my life. #London'13


Si usualmente pasas por aquí a leerme podrás apreciar que hoy me dispongo a salir de lo corriente. Hoy no voy a hablaros sólo de un sentimiento, os hablaré de una ciudad. El punto de desconexión sí existe, el mio reside en las calles de Londres. Al paso que el avión se aproximaba a Inglaterra, la tristeza que había permanecido en mi durante meses se fue estancado entre las cabezadas del viaje, entre la risas de las chicas de los asientos de atrás y sobre todo, entre los nervios que cada uno de nosotros llevábamos incrustados en las venas. Quiero deciros que salir del ambiente y volar tan lejos como el viento quiera llevarte es la clave a cada uno de los problemas. Despertar y ver que la esencia de la diversión estaba a mi lado, quitando el vinagre que se ha encargado de amargar mis días, ha sido totalmente un regalo. Bañarte en alegría,  eliminando las penas y descubriendo lo que desconocías, abre la mente, los ojos y el alma. La parte que se fue de mi vida ha vuelto tranquila, estoy en calma y no puedes dañarme. Ha sido una desconexión absoluta, un cambio de rutina que ha transformado mi vida y aunque pueda ahogarme en llanto ya no será tan amargo, ya no será por quien siempre fue, será por mi, por quien debió de ser siempre. He aquí el cómo la ciudad de Londres me cambió la vida, efímeros días que me han hecho más fuerte, apenas cuatro, que sin duda, han sido tan grandes como los mejores recuerdos de mi vida. 


Posdata: A mis compañeros de viaje, a los que me han acompañado y ayudado en todo momento, a los que no me han dejado sola y sobretodo, a los que me han hecho reír. Gracias por hacer posible esto. Gracias también a los que no vinisteis con nosotros, porque sí que lo hicisteis, no dejamos de pensar en vosotros. Os quiero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario