Sácame una sonrisa siguiéndome tú también.

'Yo te miraba a ti como un ciego miraría el mundo por primera vez.'


El tiempo no deja clarear el día y yo me pongo de su parte. Hay una oscuridad en mí que es impropia de la vida que vivo, a pesar de los contratiempos, a pesar de la oleada de sentimientos que entregué y que a día de hoy, me está tocando tragarme. He luchado como nadie, irónicamente he resultado ser nadie para ti. A ciencia cierta sé que no habrá nadie en el mundo que hablando, te hable como yo. Enhorabuena, soy una egoísta, como tú dijiste. Egoísta por creer en mi antes que en nadie, por pensar en qué va a ser de esta vida que me ha tocado vivir después de haberla dedicado absolutamente a ti. ¿Injusto, verdad? Palabras, solo eres eso, un libro lleno de palabras que nadie va a leer. Se conformará con ver tu portada, ésta le gustará pero más tarde el prólogo le será duro de soportar, a duras penas aguantará el primer capítulo y sé que a mediados del segundo no podrá más. No lo intentes, es imposible encontrar alguien con mi capacidad de aguantar cada herida que ha sido tu indiferencia, cada grito que han sido tus problemas, créeme que nadie te sufrirá así de la misma manera con la que sin querer, te sufrí yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada