Con la esperanza de que vuelvas y la certeza de saber que no volverás.

Noches en vela, notando tu ausencia y luchando por saber un poco más de ti. El tiempo me ha dado a entender que no volverás y mi esperanza sigue atada a ti, pero esforzarse es inútil. Tengo suerte, me has demostrado quien eres y como he de valorarte. Me has demostrado el valor de vivir y que no he de vivir por nadie que un día se levanta odiándome y queriendo irse de mi lado. Te odio por crearme ilusiones que más tarde has roto tu mismo. Y la culpa no es tuya, la culpa de todo ha sido mía  por permitírtelo, por permitir jugar conmigo, hacerme daño. No me preguntes por qué o por quién lloro si al decirte que es por ti vas a huir como si estuviera bien. No hagas como que te importo.. aunque, es absurdo, no lo has demostrado, fui yo que pensé que te importaba. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario