Así es el destino, impredecible por demás.

¿Sabes qué? Todo ha cambiado notablemente, está difícil la vida últimamente. Doy un paso y retrocedo dos. Sigo porque todos esperáis eso de mi y porque realmente es lo mejor pero me cuesta y quisiera quedarme aquí y esperar que me encontraras en el mismo sitio donde me dejaste. Si no tienes nada bueno que decir no digas nada porque me has dañado demasiado y si no tienes idea de volver, no vuelvas a darme una sola esperanza. Quisiera ver en tu mirada las palabras de arrepentimiento que espero, pero no, la vida no da siempre de lo que recibe y todo lo que yo te di, en ti se queda. Me quedan muchos golpes que darme, mucha gente a la que perder y mucha a la cual aprender a querer, pero tiempo al tiempo, ahora estoy intentando saber que he de hacer contigo. Ahora solo eres una persona a la que solía conocer. Se te echa de menos a cada rato del día, cuando te pienso y cuando no. Pedirme que no le piense es como pedirle a la luna que no salga esta noche, va a salir aunque nadie pueda verla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario