Never is too late.

Caminando a paso firme, sigo luchando por algo que en verdad me demostró que no volvería. Sigo perdida, sin saber a donde ir, sin saber qué hacer. Con algo muy presente, con lo que quiero de frente, sin saber que me chocaré de nuevo, avanzo sin mirar atrás, dando todo por una vez más. Un suspiro, un anhelo, una mirada y un adiós. Un adiós de esos que no vuelven nunca, de los que se clavan en el alma y duelen para siempre. Un adiós dicho en una mirada, en el que importa todo menos la palabra, la cual recordaré siempre aún sin ser escuchada. Me precipito a estar donde no quise estar nunca, me precipito a caer de nuevo de una forma algo más dolorosa. Y cierto es que no sé si finalmente terminaré muerta en el suelo más duro o saldré volando allá lo más lejos posible, donde ya nadie me vea, donde ya nadie me recuerde.

1 comentario:

  1. No hay decisión mas buena que no caminar al lado contrario del futuro, seguir al frente sin importar los tropezones.. :) es un placer leerte cariño.

    ResponderEliminar