Navidad sin vosotras.

Me siento rara, y no sé si soy la única persona que no siente que sea Navidad. Pues veo mi árbol colocado en el salón, asisto a las cenas familiares, pero no estoy, no lo siento, algo falta, y son ellas. No he dejado de pensaros, no dejé de pensaros en toda la noche y en como hubiera sido si hubierais estado vosotras conmigo. No es justo, creo yo. Porque cierto es que la navidad sin la familia, no vale tanto. Y miras a ambos lados de la mesa y te das cuenta que ellas no están y que tú tampoco deberías estar ahí, ese es tu lugar, pero no en ese momento, no ese día y no a esa hora. Lo peor de todo esto es que nada volverá a ser lo mismo que hace años, porque las cosas cambiaron y nos dieron a entender que cambiarían para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario