Eres la persona por la que sonrío cada día, incluidos los lunes por la mañana.

No es la hora, ni el día, es el aire que se respira cuando estás a mi lado. Es el momento, cada instante que lo complementa y lo hace más especial que ninguno. No es que haya una persona a mi lado, simplemente es el detalle de que seas tú quien está, un mes tras otro sin irte de mi lado. El que me mires y sonrías por mucho tiempo que pase... el que me abraces sin apenas decir una palabra, el que me conozcas mejor que nadie y sepas lo que quiero como nadie podría saberlo. Y aunque quizá no sea la chica perfecta en tu vida, yo no te imagino con ninguna otra por el hecho de que creo que yo solo podría ser feliz a tu lado. Siento que si tú puedes tocarme, cada paso que doy, lo doy con la seguridad de que haré lo correcto. Y siento que a tu lado nada de lo que exista en el mundo me da miedo nada más que el pensar que quizá tú algún día no quieras estar conmigo. Benditos sean tus puntos débiles, el placer de harte reír y disfrutar de ello a milímetros de tu boca. Acurrucarme en tu cuello, oír tu corazón latir y oírte respirar..es cuando te centras en que nada más importa, y es que para mi, realmente es así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario