¿Eres consciente de que daría la vida por ti?

¿Hablar?¿Hablar de qué? Ya no existen argumentos, ni motivos, ni razones, ya no hay algo que no se sepa cuando me miran a la cara. Mis ojos me delatan, lo dicen todo y por eso, si me ves mirando al suelo, será porque no tienen algo bueno que decir. Quizá si estoy intentando cambiar es para ser mejor, para ti, o para cualquiera de las que me rodean. Lucho por ser la mejor, lucho por vivir al límite, lucho por todo, yo soy así. ¿Y sabes qué? Que no me arrepiento de haber luchado nunca, y sé que jamás lo haré, porque si lo hago es porque creo que merece la pena, porque creo que si abandono, me será inútil. Si algún día alguien no me ve luchar, que se preocupe por mi, por todo, quizá sea el mundo el que cambie. ¿Y si morimos todos? Odio la idea de pensar que seríamos un montón de humanos igual al resto, humanos que no vamos a ser recordados por nada. Mi vida se limita a pocas cosas, sueles ser tú y ya está. Mi vida suele ser una manera de decir que tus actos, tus manías, tus sonrisas, tu voz, todo tú entero vive en mi, pero que lo que aparento es ser yo, enamorada de ti, aunque eso no es aparentar, eso es una pura realidad. Estoy enamorada de ti, enamorada hasta querer dejarlo todo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario