Llegaste y rompiste todos mis esquemas.

Nunca jamás pensé que nadie podría venir a mi vida y dejarme sin habla. Nunca pensé que habría nadie que hiciera por mi lo que nunca habría hecho por nadie, y tampoco pensé que le preguntaría a alguien, el por qué yo y no otra, porque pensé que nunca sería yo. Me gusta que te rías de mi con amor, que me mires, sonrías y me des un beso en la mejilla que más cerca te pille. Me gusta que seas tú el que aparezca sin dar explicaciones cuando no buscaba a nadie, el que rompa todos mis esquemas y me quite todos los nunca de la boca, pero también de la cabeza. Quizá sea porque cuando hablo no tengo tiempo para decir esa palabra, porque solo hablo de ti, y mi mente está demasiado ocupada pensando en.. en ti, cómo no.

1 comentario:

  1. Increible. Estoy leyendo todas estas últimas entradas, y adoro el como describes a esa persona... Es fantástico.
    De verdad, me ha encantado! Muchos besos:)

    ResponderEliminar