Un buen día empieza con una sonrisa.

Cuando abres los ojos y ves tu absurda realidad.. el techo blanco de tu habitación con algunas estrellas de plástico, una lámpara como una luna llena cuelga también de una habitación, tu habitación. Y todo es triste hasta que alzas la vista a las paredes, que resaltan con un rosa fuerte, que te dan la alegría que necesitas para empezar el día. Hasta las cosas más simples, pueden darte la energía que necesitas para empezar con una sonrisa. El día que tu gata te maúlla hasta ronronear entre tus brazos, el peinado te sale a la primera y la ropa te sienta como un guante... si la sonrisa de tu padre al despertarte no te molesta, y si no te dejas las chanclas por medio.. si el desayuno no se te vuelca y no tienes motivos por los que enfadarte..sabes, con certeza, que será un buen día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario