A medida que pasan los minutos, a medida que pasan los horas, siento como el mundo se destroza. Con la diferencia de que ahí fuera, sigue la vida, tal y como es. Hablo de que para mi, el mundo, es el mío. Y no tengo pegamento ya para pegar todos los trozos en los que se ha convertido mi vida. Si tu no estás, si tu te vas, no queda nada. He luchado por convertirme en esto, por llegar al punto de quedarme sin nada por ti, y estoy orgullosa, porque me he dado cuenta de lo que eres capaz de hacer por una persona a la que quieres. Tu igual no lo valoras, no te culpo. Vas a pensar que si está él, no sonreiré en momentos determinados de mi vida, pero si te vas tu, no voy a sonreír nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario