La niña que nunca dejó de intentarlo, finalmente se rindio. Forzaba una falsa sonrisa, cuando una lágrima rodó por su mejilla, y se susurró a ella misma, "no puedo con esto."

No hay comentarios:

Publicar un comentario